PREVENCIÓN   COMBINADA

pink peace prevencion combinada_edited.jpg

EL riesgo se define como la probabilidad de que una persona pueda infectarse con el VIH.  Son los determinados tipos de comportamiento que las pèrsonas pueden desarrollar en un contacto sexual que crean, aumentan y perpetúan este riesgo.

Sabemos que si el VIH no se encuentra dentro de una célula viva, su supervivencia es muy corta, de modo que el tipo de conductas que tengamos va a ejercer un gran peso en la transmisión. Para que haya transmisión se requiere de una intimidad importante con los fluidos humanos infectados

de una persona con el VIH. Por tanto, las prácticas de riesgo son:

PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
PRESERVATIVOS
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
Preservativos
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
Como usar Preservativo externo
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
Como usar Preservativo interno
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
Barreras para no usar el condon 
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
Negociación del uso del condón
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
PRESERVATIVOS 

Para garantizar la efectividad de los preservativos, como método de prevención del VIH y otras ITS, es necesario seguir las siguientes recomendaciones generales:

Tener siempre preservativos a mano cuando se vayan a mantener relaciones con penetración.

– Comprar siempre preservativos que estén homologados por la autoridad sanitaria y con marcado CE.

– Deben adquirirse en farmacias o máquinas expendedoras, centros de planificación o lugar donde esté garantizado su correcto almacenaje.

– Los sobrecitos deben estar intactos y bien sellados.

– Comprobar la fecha de caducidad y la marca registrada.

– Cuando se lleva en el bolso o la cartera, hay que sustituirlos de vez en cuando ya que puede existir el riesgo de que se rompa o la funda se deteriore, por permanecer mucho tiempo en estos lugares.

– No guardarlos en lugares con altas temperaturas (coche…), humedad o en aquellos lugares que causen posibles agresiones al envase.

– No usarlo si el material del preservativo está visiblemente dañado. La textura varía desde ultrafinos hasta más gruesos para garantizar mayor seguridad, sobre todo en la penetración anal.

– La funda se abre sin usar los dientes, las uñas u objetos punzantes para evitar que se rompa. Abrir por la muesca que tiene la funda en uno de los laterales.

– Una vez que el preservativo está fuera de la funda, manipularlo con cuidado.

– Colocar el preservativo antes de que se produzca cualquier penetración para evitar la exposición a fluidos que puedan contener agentes infecciosos

Si no somos capaces de mantener relaciones sexuales con penetración sin riesgo, el preservativo, tanto femenino como masculino, tiene doble valor preventivo ya que es uno de los métodos anticonceptivos más seguros para prevenir los embarazos no deseados, y es el único método preventivo de la

transmisión de la mayoría de las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH.

Por tanto, el uso del preservativo debe estar incorporado en la mente de los chicos y las chicas, como parte del juego amoroso y sexual. Entre sus ventajas destacan el ser inocuo, no requerir control médico y ser fácil de llevarlo consigo. Por el contrario, entre sus posibles desventajas pueden

citarse su uso vinculado a la actividad sexual con penetración o ciertas molestias por fricción. Sobre la capacidad del preservativo para prevenir las ITS, hoy día existen estudios muy completos. Un preservativo hecho de látex que reúna todos los requisitos de calidad establecidos, impide el

paso de diversos virus, como los que provocan el herpes genital, la hepatitis B o la infección por el VIH. También protegen frente al citomegalovirus, clamidia y otros microorganismos causantes de infecciones por vía sexual.

.

Consiste en una funda de látex lubricada que se coloca en el pene para impedir que el semen se deposite en la vagina, en el ano o en la boca, actuando de barrera. En los casos de preservativos con crema espermicida, esta mata a los espermatozoides, lo cual supone una mayor protección.

Se pueden comprar de diferentes formatos, colores e incluso sabores; y más o menos rugosos para modificar las sensaciones placenteras. Existen preservativos para sexo anal, que son más resistentes.

El coste del preservativo masculino resulta para algunos jóvenes muy elevado (aproximadamente 1 euro por unidad). En muchas instituciones, servicios sanitarios y ONG disponen de preservativos gratuitos para determinados casos.

Es importante tener en cuenta que el preservativo debe colocarse cuando el pene está en erección y antes de que se produzca cualquier penetración.

Pasos a seguir:

1.º Abrir cuidadosamente la funda que contiene el preservativo para evitar que pueda lacerarse con las uñas.

2.º Una vez que tengas el preservativo en tus manos, confirma que lo estás desenrollando por el lado correcto. Si el preservativo no está suficientemente lubricado, se puede añadir un poco de glicerina en su superficie. Nunca se debe usar vaselina porque al tener una base aceitosa puede

dañar el látex.

3.º Comprimir el extremo cerrado del preservativo para expulsar el aire, dejando un espacio libre en la punta para que se deposite el semen.

4.º Una vez que el pene está erecto, comprobar que la parte enrollada del preservativo está hacia fuera, desenrollarlo cuidadosamente hasta que cubra todo el pene y el anillo llegue hasta el pubis, siempre manteniendo sujeta la punta. Alisar el preservativo para evitar que queden burbujas de aire que podrían ocasionar roturas. Si se rompe, reemplazarlo inmediatamente.

5.º Una vez que está bien colocado (ilustración 3), se puede tener la relación sexual con penetración.

6.º Tras la eyaculación, y aún con el preservativo, retirar el pene lentamente de la cavidad antes de que haya desaparecido totalmente la erección, sujetándolo por la base (anillo), para asegurar que no hay salida de semen durante la retirada.

7.º Una vez usado, comprobar que el preservativo sale íntegro y que no hay rotura.

8.º Hacer un nudo en su extremo largo y tirarlo a la basura, nunca a un inodoro, porque no es de material biodegradable. Resulta más higiénico tirarlo dentro de su mismo envase.

pink peace uso condojn.jpeg

Es una funda de poliuretano lubricada que se coloca en el interior de la vagina para evitar que el semen se deposite en ella. Es similar al masculino, aunque puede ser más incómodo al colocarlo.

Son más resistentes que los preservativos masculinos. Consta de dos anillos móviles. El anillo de la parte cerrada del preservativo (interno) sirve de guía para la colocación en el fondo de la vagina, mientras que el otro extremo termina en un aro más grande que quedará fuera de la vagina, cubriendo los genitales externos de la mujer. El preservativo puede insertarse hasta 8 horas antes de la relación sexual con penetración.

Estos preservativos admiten cualquier tipo de lubricante, que se colocará en su interior. En España ya están comercializados, aunque no han tenido demasiado éxito comercial por el alto precio que tienen.

Pasos a seguir:

1.º Abrir la funda que contiene el preservativo.

2.º Sostener el preservativo con el anillo externo colgado hacia abajo.

3.º Coger el anillo de la parte cerrada del preservativo (interno) y apretarlo entre los dedos pulgar e índice o corazón, de modo que quede largo y estrecho.

4.º Elegir una posición cómoda para la colocación. Puede ser de pie con uno de los pies encima de la silla, sentada con las rodillas separadas, agachada o acostada.

5.º Introducir el anillo interno en la vagina. Empujarlo hacia dentro, metiendo el dedo índice con el preservativo, lo más profundamente posible de modo que quede en el fondo

6.º El anillo exterior debe cubrir los genitales externos de la mujer.

7.º Cuando se va a realizar la penetración, guiar el pene con la mano hacia el centro del preservativo, evitando que se introduzca entre la pared de la vagina y la parte exterior del preservativo.

8.º Una vez terminada la relación y retirado el pene, quitar el preservativo apretando el anillo externo, retorciéndose para mantener el semen en el interior. El preservativo femenino no necesita retirarse inmediatamente después de la eyaculación.

9.º Hacer un nudo en su extremo largo y tirarlo a la basura, nunca a un inodoro, porque no es de material biodegradable. Resulta más higiénico tirarlo dentro de su mismo envase.

pink peace PRESERVATIVO-FEMENINO-USO.jpeg
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
¿CÓMO SE USA EL PRESERVATIVO EXTERNO O MASCULINO?
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
¿CÓMO SE USA EL PRESERVATIVO INTERNO  O FEMENINO?
PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
BARRERAS USO PRESERVATIVO

Hay algunas ideas sobre el preservativo y su uso que tienen que ver con la imagen que muchos hombres se hacen de sí mismos y de su sexualidad. Es decir, que tienen que ver con ideas de lo que es comportarse como hombre, o como “macho”, en las relaciones sexuales. El preservativo se ve entonces como una especie de coraza u obstáculo que atenta fundamentalmente contra la identidad viril, contra la imagen de sí mismo como varón. Se considera que “hacerlo” con el preservativo es como “no hacerlo”, o que hacerlo con el preservativo es un acto incompleto

Hay otras ideas del preservativo como algo contrario a la sexualidad, o a una sexualidad placentera, esta vez entendida la sexualidad de forma más general, referida tanto a chicas como a chicos. Con frecuencia se dice que uno de los inconvenientes del uso del preservativo es que reduce la sensibilidad y, por tanto, el placer en la relación sexual. En otros casos se piensa que entorpece el desarrollo espontáneo, que su uso exige controlar, pensar, detenerse, esperar. Desde este punto de vista el preservativo se ve como un objeto extraño, que se inmiscuye, y que se vive como una imposición, incluso como represión del deseo sexual.

Algo parecido ocurre con la imagen del preservativo como algo que impide la espontaneidad de

las relaciones sexuales. En estos casos, conviene reflexionar y profundizar en las nociones de sexualidad que aquí están en juego. Frente a la creencia de que el preservativo reduce la sensibilidad o el placer, probablemente hay que mostrar las posibilidades que presenta, como por ejemplo una amplia gama de ellos, y que haya que subrayar que puede ser un objeto lúdico, placentero o divertido, al que fácilmente se pueden adaptar las relaciones sexuales.

Respecto a que el preservativo disminuye la espontaneidad de las relaciones sexuales, se debe subrayar que el acto sexual, cuando hay un interés por lo que a la otra u otras personas les está sucediendo o están sintiendo, no es nada espontáneo. El acto sexual implica también controlar, pensar,detenerse, esperar, ensayar, errar, probar de nuevo, hacerlo así, probar de esta manera, etc. Todo esto se lleva con más o menos gracia, humor, paciencia, trabajo, etc. No parece tan difícil entender que el uso del preservativo puede formar parte de estas “técnicas”.

Existe todo un conjunto de estereotipos que asocian el uso del preservativo a un tipo de sexualidad, valorada negativamente, o con la sexualidad entre determinadas personas, o en ciertos contextos. Esto es importante, porque hace que cuando se mantienen relaciones sexuales que no se

consideran de esta manera, haya razones poderosas para no usarlo, o no se ve la necesidad del mismo, por no degradar o desvalorizar la relación.

Esta asociación se puede dar, por ejemplo, en los siguientes casos: uso del preservativo en la sexualidad prematrimonial entre adolescentes y/o jóvenes fundamentalmente para evitar embarazos; uso del preservativo en relaciones extramatrimoniales consideradas de riesgo porque son

azarosas, esporádicas, con personas que ejercen la prostitución, etc., y por último, uso del preservativo asociado a relaciones sexuales “prohibidas”, a las que se asocia a su vez el riesgo del sida, como pueden ser las relaciones entre hombres

Hay otro caso extremo de este tipo de asociaciones: la que relaciona directamente el uso del preservativo con la enfermedad del sida; si alguien propone su uso es porque ya tiene el sida. El uso del preservativo no es un medio de prevención, sino el signo de la enfermedad. Este tipo de comportamiento se da en diferentes contextos y se suele considerar como irracional.

Hay gente que frente a algunos problemas actúa como si cerrara los ojos; no se dice, ni se menciona algo para que no ocurra. En el caso del sida puede ocurrir algo parecido. Hay gente que a veces prefiere no hablar del tema, aunque tenga miedo, o precisamente por ello no lo hace. Negarse a usar el preservativo es como decir que la enfermedad no existe

Cuando hablamos de relaciones sexuales hay que tener clara una cosa: las relaciones sexuales son relaciones sociales, y tienen, por tanto, las características de las otras relaciones sociales. Este tipo de relaciones se dan entre personas concretas: unos son hombres, otras mujeres; unos tienen una edad, otros tienen otra; hay personas más ricas y más pobres, etc.

En las relaciones sociales no todas las personas que se relacionan están en la misma situación; hay desigualdades. Entonces hay que pensar que en las relaciones sexuales entre dos personas, por ejemplo, tampoco tienen por qué estar ambas en la misma situación; es decir, que nos podemos encontrar desigualdades.

En teoría, las relaciones sexuales deben estar basadas en el respeto y la igualdad, pero en la práctica, en muchas ocasiones, hay alguien que puede imponer cuándo y cómo hacerlo, cuántas veces, dónde, etc. Entonces el uso del preservativo puede ser un indicador de desigualdad en una relación entre dos personas. Habrá que ver quién puede comprar un preservativo, o llevar uno consigo,

o tenerlos en casa, etc.

Está además la cuestión de proponer su uso. Aquí es donde pueden aparecer algunas de las ideas delas que hablábamos antes (¿qué pensará la otra persona?, ¿por quién me tomará?, etc.). La negociación de su uso puede ser problemática porque estos estereotipos todavía persisten en ocasiones

PINK PEACE SEXO DESPROTEGIDO_edited.jpg
 USO Y NEGOCIACIÓN DEL   PRESERVATIVO